6.2.06

Olé tus huevos Mister

Olé tus huevos. Sí señor. Te vas a Barcelona, con un equipo que hace un mes estaba acomplejado y sales con cinco tíos de ataque ante el mejor equipo de la liga en su casa. Les metes dos, y cuando ellos te cuelan uno, en lugar del miedo a las remontadas en el último minuto, metes el tercero.

Adiós fantasmas, adiós complejos, adiós Bianchi.

Con dos cojones y un palito. Olé Murcia. Esto es lo que queríamos, esto es lo que necesitábamos y esto es lo que es el Atleti. Hoy me imagino que en el vestuario estarían bastante contentos. No me lo imagino, lo sé, que en cientos de pueblos de España muchos atléticos se han ido a la cama contentos y esperando, por una vez, a oir buenas noticias de su equipo en la radio por la noche. Sé que en Madrí mañana, miles de atléticos van a ir a la oficina con la chulería saliendo a borbotones porque una vez más pintamos mucho en la Liga y porque además, con poco que hagamos, enseguida se nos oye.

Este es el Atleti que queríamos y lo hemos conseguido gracias a un tío que estaba en la casa pero al que nadie había dado la oportunidad. Ni tampoco se la habrían dado nunca a no ser que fuera por todas las razones equivocadas. Un entrenador impotente y el nuevo que no viene hasta junio.

De todo lo que ha hecho Murcia hasta el momento, lo que más me ha gustado ha sido el oirle decir que no le mola nada lo del pupas. Está claro que a ninguno nos mola. Que alguien quiera acabar con esa leyenda, es lo mejor que he oído viniendo del banquillo en muchos, demasiados años.

Olé tus cojones Don José. Enhorabuena. Tiene mucho mérito lo que has conseguido. Aunque ahora seguro que intentarán restarlo, pero estamos ya todos mirando a la Champions. Hace un mes mirábamos al descenso.
site hit counter