6.1.06

Pues va a ser que no

El presidente ha dicho en televisión que no, que al final no va a haber refuerzos. Que lo de Rosicky se ha intentado (bien por el Marca que lo anunció como algo hecho y cerrado) pero que no se ha podido y que como no hay nada bueno bonito y barato, pues eso. Que nada.

Al final el único en llegar ha sido el virus que ha tumbado a media plantilla.

Así que después del desastre de temporada que llevamos, en el respiro que supone el descanso navideño, ni vienen refuerzos, seguimos con el mismo entrenador y se soluciona todo con cuatro reuniones y una concentración que casi acaba con medio equipo en el hospital.


Del dicho al hecho...

A pesar de todo sigo estando convencido, y es opinión mía, que a Bianchi le quedan dos derrotas. Si perdemos con el Valencia se podrá todavía argumentar que el equipo estaba débil por la gastroenteritis. Si perdemos con el Zaragoza, la ida en el Calderón, yo creo que la grada va a dejar bastante claro que la paciencia infinita de la afición ha dejado de serlo y habrá petición de cambio y esta no podrá ser ignorada.

Es mi opinión, nada más.

5.1.06

Y el culpable es...

En este circo con enanos de dos metros en el que se ha convertido el Atleti parece que hay que buscar a alguien a quien responsabilizar de la mierda de temporada que está haciendo el equipo.

Bueno, pues manos a la obra.

Toni y Cerezo

El pobre Toni dijo que este año no cobraba si el Atleti no se metía en Europa. Con la pasta que le han dado (que ha sido mucha) se puso a fichar y la verdad, creo que este ha sido el primer año desde el doblete en el que se ha fichado bien.

Toni se fijó en Maxi (15 goles en la temporada anterior) en Galleti (que hizo un año espectacular en Zaragoza) recuperó a Gabi del Getafe (que lo hizo bastante bien también) y puso una serie de nombres sobre el tapete.

Todos, directivos y él, estaban de acuerdo en que Riquelme era el ascenso en calidad que necesitaba el equipo. No pudo ser y se miró después al Madrid, más concretamente a Guti. Osea, que se estaba dispuesto a todo para mejorar la situación. No se encontró a nadie y al final el puesto más importante del equipo quedó vacío. Esa creo que es la mancha en la historia de Toni de este año.

En cuanto a los dos grandes (caros) fichajes, se trajo a Kezman aunque no era el elegido, pero costaba cinco millones de euros menos que Kliutj (o como se escriba) que era el que gustaba a todo el mundo y al que veremos pronto jugando en la Juve, Milan, Chelsea o similar.

Se trajo también a Petrov, pero como ha confesado Cerezo, eso fue idea suya. El presi comentó que había estado viendo un día un partido de la liga alemana y cada vez que cambiaba Petrov metía un gol. En ese partido el búlgaro metió tres. De momento en el Atleti solo ha marcado uno.

Toni y Cerezo apostaron por Bianchi. Creo que su actitud ha sido la correcta. Han confiado en un entrenador y van a muerte con él. Eso es algo que llevo yo pidiendo muchos años, desde que hacía Atléticos del Mundo. No obstante creo que (error de Cerezo) deberían haber hecho un poco más de caso a la afición que casi unánimemente pedía a Irureta, que suficientes méritos ha hecho. Muchos más que los tres últimos que han pasado por el banquillo.


Bianchi

Bianchi llegó en olor de multitudes y empezó a trabajar, a dar confianza a los chavales del filial (acierto pleno, a cada uno lo suyo) y a diseñar un equipo ofensivo.

No sé si al argentino le pusieron en bandeja unos jugadores y le dijero "esto es lo que hay, te guste o no" o si le consultaron sobre a quien había que traer. Obviamente Bianchi se ha encontrado con la mejor plantilla que el Atleti ha tenido desde el descenso. Quizá no sea la mejor de la Liga, pero no se puede discutir que las hay mucho peores por delante de nosotros en la clasificación en estos momentos.

En el debe de Bianchi hay muchas cosas. Demasiadas.

Para empezar nadie sabe a qué juega el Atleti. La ilusión de las tres primeras jornadas se desvaneció. Después el equipo empezó a divagar sobre el campo sin tener nada claro que es lo que quería hacer.

Hoy día soy incapaz de saber que me voy a encontrar cuando juega el Atleti. Sé que probablemente va a empezar más o menos bien, va a marcar y luego se va a venir abajo a esperar a que le empaten.

Bianchi no ha hecho algo básico y fundamental, que es concienciar a sus jugadores de sus posibilidades. Los jugadores están desmotivados, faltos de confianza y atemorizados cuando se adelantan en el marcador. Eso es malo, muy malo y solamente hay un responsable, que es Bianchi.

Recuerdo a un entrenador que tuvo el Atleti. Se llamaba Ivic. Con él, el Atleti encadenó una vuelta entera sin encajar un gol. Abel está en el Guinnes como el portero que más tiempo tardó en recibir un gol. Al final, y a poco menos de cinco o seis partidos para que terminara la Liga, con el Atleti tercero, Gil le cesó. La razón era que los jugadores se lo pidieron llorando. Como sería la cosa, para que Gil cesara a un tío que le estaba dando tan buenos resultados. Lo que quiero decir con esto es que las excusas no me valen. Un entrenador puede ser un santo o un ogro, pero saca resultados. Bianchi no está sacando ninguno. Solamente empates.

Otra de las cuestiones difíciles de entender sobre Bianchi es el problema que tiene con Galleti. Creo que tanto él como Maxi están siendo tremendamente desaprovechados. Por no hablar del caos que se ha instalado en una de las mejores defensas del campeonato sobre el papel.

En mi opinión particular, Bianchi es el que tiene más culpa de lo que está pasando.


Los jugadores

Cerezo ha dicho varias cosas, ninguna bonita sobre ellos. Creo y estoy convencido de ello, que los jugadores son exactamente iguales que los que hay en cualquier otra plantilla de la Liga en lo que respecta a su profesionalidad y su capacidad.

Los jugadores responden a la motivación. No hay que demostrar nada en este sentido. Un entrenador coge una plantilla que va para abajo y en tres semanas puede darle la vuelta a la situación y los que antes no valían para nada, empiezan a ganar partidos.

Es imposible no contagiarse de un ánimo cuando se vive en una plantilla. Si el ánimo es bueno, te afecta y te crees campeón. Si el ánimo es de derrota, da lo mismo lo bueno que seas, te afecta.

El ánimo, en mi opinión lo ha generado Bianchi. Y es malo. Y lo peor es que creo que no lo va a poder rectificar.

Los árbitros

Bueno, en eso estamos todos de acuerdo. Nos han jodido bien y repetidamente. Pero eso no debe servir de excusa. Somos el Atleti, no el Madrid. Nos van a quitar considerablemente más de lo que nos van a dar. Con eso tenemos que vivir.

4.1.06

Gastroenteritis Aguda

Nos crecen los enanos... Está visto. Bianchi se lleva al equipo de concentración cuatro días y la mitad de la plantilla se pone enferma...
Link
Se suponía que la concentración iba a ayudar a solucionar los problemas y lo que ha hecho ha sido dejar a catorce jugadores fuera de combate, más los que ya estaban lesionados. Parece que esta temporada al Atleti le ha mirado un tuerto.

Noticias:
-Se aplaza el partido de Copa con el Zaragoza. Sin fecha todavía.

-Vamos a probar a un portero portugués.

Se salva la temporada con la Copa

En una entrevista al diario ABC el presi dice que ganar la Copa justificaría la temporada. Una vez más vuelve a pedir tranquilidad a la afición y les dice que confíen en el entrenador y en el equipo, más o menos lo habitual. La única diferencia es que en esta entrevista dice que los refuerzos vendrán si los pide el técnico y hasta el momento no han pedido nada.

Un poco raro ¿no?.

El Zaragoza y algo más

Partido de ida. En el Calderón. Y la peña bastante cansada ya de unos y de otros. Uno que habla de lo bien que le salían las cosas siempre en Argentina, otros con el mea culpa todo el día y hablando de su falta de confianza y los otros diciendo que a estos les falta coraje... pero al final, como siempre, el último en hablar es el Calderón. La grada. El aficionado que mañana va a ir al Calderón , a pesar del frío, a pesar de las obras, a pesar de lo que le espera visto lo visto durante todo el campeonato...

Mañana, el que va a hablar es el que sufre, el que paga, el que sabe y el que nunca manda, pero que una noche más va a estar, con el culo helado, en el Calderón, quitándose los guantes para aplaudir a su equipo.

A ver si mañana, alguien le hace caso.

3.1.06

De Maniche a Chiroque

Hace cosa de un mes iban a venir Maniche y Rosicky. Hoy del único que se habla es de Chiroque.
Maniche va a Londres a jugar con el Chelsea, de Rosicky no se sabe más que la cosa se ha atascado y el refuerzo posible es un delantero peruano llamado Chiroque.

Nos lo temíamos.

Rueda de prensa de Bianchi. Que vamos a por la Copa, que cuando él estaba en Boca bla, bla, bla y que a lo mejor hace falta un refuerzo.

El Milan quiere a Torres y lo quiere ya. Nueva oferta por el niño. Esta vez ofrecen a Vieri como parte del trato y no ofrecen a Baressi de milagro.

Osea, que todo sigue igual. Estamos en manos de Bianchi y personalmente sigo creyendo que es un error. Afortunadamente cuanto más se confirma a un entrenador, más cerca se está de cesarle.

2.1.06

Mano dura

Parece ser que al final el problema se va a solucionar por la vía de la mano dura.

Cerezo ha declarado que ni se plantea la posibilidad de que Bianchi no termine su contrato, que es por dos años. Lo que parece que sí se ha planteado y además bastante en serio, es apretar las tuercas a los jugadores y exigirles que arreglen esto.

Mal rollo

Los jugadores, obviamente, lo niegan. No hay mal rollito con el entrenador. No lo ha habido ni lo habrá. Siempre sucede lo mismo. En todas las plantillas, en todos los equipos, ningún jugador dice lo que piensa de su entrenador. Aquel que lo hace, acaba normalmente siendo el más perjudicado.

Con independencia de la existencia de malos rollos en lo personal, luego está el tema profesional, y en este pues sucede lo mismo. Ningún jugador critica abiertamente los sistemas de juego del entrenador. Aunque sean una mierda del tamaño de un piano.

El mal rollo en el vestuario existe. Está ahí. Los últimos movimientos entre la directiva, las reuniones, los mea culpa de los jugadores de mayor peso... todo apunta a que eso es lo que hay y además de un tamaño considerable.

La solución

La directiva no quiere coñas con esto y se ha puesto del lado del entrenador. Mano dura, a correr y a callar. Más o menos la misma línea marca de la casa que imperaba con Jesús Gil.

Para mí, esa no es la solución. Me explico.

El fútbol no es así

El éxito de un entrenador se mide en el rendimiento que es capaz de sacar a una plantilla. En eso creo que todos estamos de acuerdo.

Hay entrenadores que sacan petróleo de lo que les dan. Todos recordamos a Antic, que sacó a un equipo que era de promoción y ganó el doblete. Hoy por hoy, Aguirre es el mejor ejemplo de ese tipo de entrenador.

Otros entrenadores en cambio, necesitan mucho más para dar el mismo resultado.

Cada día estoy más convencido de que el banquillo es el principal elemento de un equipo. Un hombre puede motivar a veinte jugadores y convertirles en campeones antes de saltar al campo.

La pregunta es; ¿Bianchi es uno de esos entrenadores?

En mi modesta opinión, no. Creo que Bianchi no ha demostrado todavía merecer la fama que llegó con él al Calderón.

La directiva le ha confirmado, una vez más, en su cargo y ha decidido cargar la culpa sobre los jugadores. Eso, normalmente no funciona.

Un punto de razón

De cualquier manera Cerezo y compañía tienen un punto de razón. La única manera de convertir a un equipo en campeón y en aspirante a los títulos es la continuidad del técnico. Si se tiene fe en un hombre, hay que poner a su disposición dos cosas por encima de todo. Tiempo y paciencia.

La directiva considera que Bianchi merece esa fe, y en ese sentido es un acierto.

Yo, personalmente creo que Bianchi no es el entrenador en el que depositar toda esa fe. Ya veremos que dice el Calderón en el próximo partido.
site hit counter