16.12.05

Boca

El otro día tuve la oportunidad de ver a Boca River. Era el Boca de Bianchi, el que le hizo Virrey y le dió la gloria y la fama. Yo también habría fichado a Bianchi después de haber visto a aquel equipo funcionar.

Ese Boca jugaba con superioridad en todos los aspectos del juego. Atacando tenía siempre a tres hombres dentro del área. La presión se hacía en todo el campo del rival. Los apoyos entre jugadores eran mecánicos, el repliegue y el ataque se producía con cierta elegancia y siempre, siempre, había un par de oportunidades de pase para el que tenía el balón.

No era el Milan de Sachhi, pero tenía su mérito.

Aquel Boca no tiene absolutamente nada que ver con este Atleti. De la misma manera que aquel Milan no fue nunca igualado por el Atleti de Sachi.

Lo que nos lleva a pensar una vez más en los enormes misterios del fútbol.

El mejor Atleti de los últimos quince años, fue el del doblete. Sobre el papel era muy inferior al que empezó la campaña del descenso. Sin embargo uno ganó dos títulos el otro se hundió en segunda.

Antic llegó por la puerta pequeña, prometió hacer las cosas lo mejor posible y ganó. Otros entrenadores han llegado rodeados de trompetas y querubines, y al final han salido antes de tiempo después de haber hecho poco, muy poco o nada. Por ejemplo, el Coco Basile, hoy campeón con Boca, que pasó por el Calderón mucho menos que por los bares de copas de Madrid.

Con la edad

Con la edad se aprende. En la vida y en el fútbol. Yo, personalmente, cada vez estoy más convencido de que el fútbol, como todos los deportes de equipo, es principalmente, un estado de ánimo. Ronaldinho desanimado rinde menos que Pizo Gómez eufórico, y Pizo siempre estaba eufórico.

Osasuna líder y ni el Madrid ni nosotros primeros se debe fundamentalmente a la mentalización de un equipo, a su fe en sus posibilidades y sobre todo al trabajo desde el banquillo.


La GRAN diferencia

La gran diferencia entre este Atleti y el del doblete está fundamentalmente en eso, en el estado de ánimo. Para aquellos que tengan buena memoria, recordarán que el primer partido de liga de la campaña del doblete fue en casa, contra la Real Sociedad. El partido empezó mal, muy mal. La Real marcó dos veces y todos en la grada veíamos como otro proyecto se iba al garete. Pero antes de que terminase la primera parte, el Atleti demostró que las cosas no iban a quedar así, incluso cuando encajamos el segundo.

Al final el Atleti ganó 4-2. Fue un baño de fútbol y la Real ni siquiera mereció marcar dos goles. Aquel equipo estaba motivado desde el primer día y por eso ganó dos títulos, porque no había nadie tan motivado como nosotros.

Este Atleti no está motivado. Se habla de Europa como cualquiera de nosotros habla del gordo de la lotería. Sí, sería bonito, pero no hay mucho que yo pueda hacer para que me toque, aparte de comprar un décimo.


El cambio

El cambio creo yo, no pasa por Maniche y Rosicky, que son buenos fichajes y que van a ayudar, si no que pasa por la mentalidad, por el cambio de estado sicológico y eso solo lo puede hacer Bianchi. Otra cosa es que Bianchi se crea que puede sacar esto adelante, porque de lo contrario estamos todos jodidos. Queda toda la segunda vuelta por delante. Hay equipo para marcar diferencias y hay evidentes diferencias que destacar. Somos mejores que el sexto que el el séptimo y el octavo. Hay que demostrarlo. Pero primero hay que creérselo.

12.12.05

Ay Bianchi...

El problema que tiene el Atleti es que no hay paciencia. Y no tiene pinta que vayamos a romper esta manía con Bianchi.

Siendo completamente justos hay trece puntos en el limbo, y todos sabemos que esos puntos eran nuestros y que además nos los habíamos ganado. Con trece puntos más, no tendríamos que estar preocupándonos de mirar para atrás y todos estaríamos mucho más contentos.

Pero la realidad es que no los tenemos. Y eso preocupa.

A mí, personalmente, no me gusta un pelo ver jugar a este Atleti. Da siempre la sensación de que es un equipo ofensivo que no hace más que defenderse, y muchas veces como gato panza arriba. En ataque, tampoco se puede decir que deslumbre, y ni siquiera brilla.

Creo, también sinceramente, que a Bianchi le han dado más de lo que los tres anteriores entrenadores tuvieron. Creo, también sinceramente, que a pesar de todo lo que unos y otros puedan decir, la plantilla del Atleti es de categoría, la mejor desde el doblete. Tenemos a tres internacionales españoles con la absoluta, varios con la sub, y a cuatro o cinco más con sus respectivas selecciones... quizá el banquillo no sea el más espectacular de Primera, pero es de los mejores y al fin y al cabo estamos jugando dos competiciones nada más.

No sé, creo que Bianchi vino rodeado de mucha gloria, pero aunque la gloria la mantenga, el crédito se le está empezando a agotar. Por lo menos ya está agotando la paciencia y su discurso empieza a recordar al de pasados entrenadores. Demasiadas excusas y pocas explicaciones.

La realidad es que no perdemos. Punto a punto vamos manteniendo la décima plaza, pero la verdad, no era ese el plan. Marcamos poco y después vemos como nos empatan. Nunca damos la sensación de dominar realmente los partidos y al final siempre acabamos pidiendo la hora. Se nota nerviosismo en los jugadores y Bianchi no consigue transmitir calma... y menos con tanto cambio y tanta probatura en la decimoquinta jornada.

Sea justo o no, me da la sensación de que el Calderón va a ser el que empiece a pedir la cabeza de Bianchi. El mejicano que era uno de los candidatos al banquillo va líder con muchos menos mimbres y Irureta sigue sin trabajo. Por una razón o por otra decidieron dejarlos pasar por confiar en el argentino... y creo que la mayoría de los aficionados hubiéramos preferido las otras opciones, lo que nos lleva a Bianchi en la cuenta atrás, y aunque por una vez no sea la directiva, va a ser la afición la que empiece a pedir el cambio en el banquillo.

Así que Bianchi, macho, Madrid no es argentina y aquí hay que currarse mucho la fama para poder pedir paciencia... en el Calderón se sufre, ya lo sabemos todos, pero no vamos a sufrir aposta. No nos hagas sufrir más. Arregla esto.
site hit counter