11.6.05

Pues no

Pues No

Pues al final es que no. Que no viene. Ya lo ha reconocido Cerezo. Lo han intentado, dice, hemos hecho todo lo posible, dice, buscaremos a otro, dice, no es un batacazo para el Atlético, termina.

No, en realidad no lo es. Batacazos buenos ya nos los hemos pegado, gracias a Cerezo entre otros.

El Otro

El otro no va a ser fácil de encontrar, y menos aún barato. Yo sigo teniendo la duda de si realmente Ibagaza no ha funcionado por que ni Manzano ni Ferrando lo han sabido usar o si ha sido por que él no puede, sabe, le queda grande el Atleti.

Es una duda honesta y creo que aunque Ibagaza no es un líder nato, bien arropado, puede dirigir al equipo.

De cualquier manera, la lista de jugadores "alternativa" todavía no ha salido.

No se van

Toni dijo ayer que no se van, en referencia a Perea, Pablo y Torres, que son los que más novias tienen. Es obvio que vender a cualquiera de estos tres, es, sería absurdo. Pero claro, del dicho al hecho siempre...

Vuelven

Unos cuantos. Entre cedidos (que tenemos a mogollón por esos campos del mundo) y demás salvo Musampa que se quedará un año más en Inglaterra, se reincorporarán al equipo las promesas de la cantera, al menos para la pretemporada y para que Bianchi les ponga el cartel de se quedan o se van.


En espera

Sin noticias

Aunque Toni afirma que hasta que Riquelme no se pronuncie sobre el acuerdo alcanzado entre Villareal y Barcelona, lo cierto es que parece que hay muy pocas razones para pensar que el jugador prefiera al Atleti en estos momentos.

Puesto en la piel del jugador, el Villarreal va a estar el año que viene en Europa, cosa que no le sucedería si se queda en el Atleti y, aunque es poco probable que el Villarreal gane la Champions lo que sí va a suceder es que se le va a ver, y va a destacar. Habiendo Mundial, como va a haber, y si hace lo suficiente para que se le recuerde por la Champions, Riquelme, Roig, Laporta y todos sabemos que solo va a estar un año más en el Villarreal.

Si viene al Atleti, bueno. Puede pasar cualquier cosa. Puede ir bien, mal. Toni no se da cuenta, pero el Atlético se ha convertido en una trituradora de entrenadores y de jugadores. Unicamente aquellos que vienen de equipos pequeños quieren venir.

Repasemos

El Atleti se ha nutrido en los últimos años de jugadores -y entrenadores- de equipos pequeños (con todos los respetos) . Hemos traído jugadores del Mallorca , Málaga, Celta, Albacete y los que, como Salva, no contaban en el Valencia o Barcelona y más triste todavía del Madrid.

Hace ya mucho tiempo de aquellos años en los que peleábamos por las estrellas. Ahora, la única manera de tenerlas en el equipo es que como Perea, nos hayamos traído a alguien que nadie conocía y es cojonudo, o que venga de la cantera.

Y es que el Atleti se ha ganado a pulso la fama de sitio poco recomendable para trabajar. Las movidas son constantes, vamos a tener cuatro entrenadores en cuatro años (hemos bajado la media) y de cada 7 que vienen, al año que viene solo quedan dos en la plantilla.

Es algo muy poco atractivo para un jugador. Yo no creo que Riquelme vaya a arriesgar lo que tiene por muy amigo que sea de Bianchi.

Y me imagino que Torres llegará antes o después a la misma conclusión, a menos que cambien mucho las cosas.

10.6.05

Riquelme



Riquelme

Según informa hoy la prensa deportiva el Villareal y el Barcelona han llegado a un acuerdo para que Riquelme juegue en el equipo levantino tras adquirir este por 7 millones de euros el 80 por ciento de los derechos sobre el jugador.

Según informa el diario madridista AS, el Atlético niega que eso haya sucedido, mantiene que Riquelme ha expresado su deseo de formar parte del proyecto de Bianchi y que si se ha tomado alguna decisión o alcanzado algún acuerdo ha sido sin el consentimiento del jugador.

Lo absurdo

Lo absurdo del tema es que Riquelme haya pasado de la noche a la mañana de ser un jugador que carecía del nivel suficiente para jugar en el Barcelona a ser la clave para el futuro del Atlético. Más absurdo todavía son los comentarios de algunos periodistas deportivos que dan a entender que sin Riquelme no hay futuro y la ilusión está perdida.

El fútbol

El fútbol es un deporte de equipo y como tal depende en gran medida de la ilusión,del compromiso del grupo y de la fe de los jugadores. Los atléticos, mejor que nadie deberíamos saberlo porque nadie como nosotros ha pasado de luchar por la promoción un año a ganar el doblete al siguiente. Fue el año con menos fichajes (y los más baratos Santi y Molina del Albacete, Penev del Celta y un desconocido yugoslavo de 29 años que venía del fútbol griego) el que convirtió a un equipo patético en campeón.

Un Madrid con Ronaldo, Zidane, Raúl, Owen, Figo, Roberto Carlos, Iker y compañía ha ganado en los dos últimos años el mismo número de títulos que el Racing de Santander, osea, ninguno. El Osasuna o el Betis van a ganar más títulos este año que el Madrid.

El fútbol no se basa ni en estrellas ni en dinero. Ayudan, obviamente, pero que le pregunten al Milan si realmente pensaban que iban a perder la Champions contra el Liverpool después de ir ganando 3-0 en la primera parte.

Bianchi

Bianchi viene con mucho crédito, quizás demasiado, pero al menos antes de llegar ya ha generado ilusión y eso es muy importante. Parte de su prestigio radica en que es un hombre capaz de transformar a un equipo que ha perdido la fe en sí mismo en un equipo campeón. Eso es lo que ha hecho que muchos atléticos hayan perdido momentáneamente la olla y se piensen que sin Riquelme no hay futuro porque es clave en el esquema de Bianchi.

Riquelme

Riquelme es un gran jugador. No es Pelé, ni Maradona y tampoco es Zidane. Si se hace la lista de los 10 mejores jugadores del mundo en ese puesto, Riquelme no está. Ibagaza tampoco. El fútbol no es baloncesto y un jugador, salvo alguien del nivel de Maradona, no desequilibra campeonatos ni hace milagros.

Si llega a venir, bueno. Si no, no pasa nada.

Otro verano

Viene el verano, y va a ser largo. No hay Mundial, ni Eurocopa y tal y como nos sucedió el año pasado, viene culebrón. Y largo. El año pasado fue Etoo. Dos meses estuvimos con que viene, no viene, que sí, que no, que caiga un chaparrón con azúcar y turrón.

Hace dos años fue... sí, Alvaro Novo. La leche. Ibagaza y Novo. Ooootro culebrón casi eterno. Y al final para nada. Así que lo mejor que podemos hacer es relajarnos todos, no creernos nada y cuando le veamos con la camiseta puesta y dando dos toques en el césped del Calderón, nos lo creemos. Hasta entonces, mejor no perder demasiado el tiempo.



site hit counter